Pharmacie sans ordonnance livraison rapide 24h: acheter viagra en ligne en France.

Los obstáculos para el flujo de información veraz

La industria farmacéutica y los obstáculos para el flujo oportuno de información: consecuencias para la salud pública Dr. Luis Carlos Silva Ayçaguer RESUMEN Se discuten los enormes obstáculos que puede padecer la información veraz para emerger sin demoras artificiales en el ámbito de la comercialización de medicamentos. En las primeras seccio-nes se examinan algunos elementos contextuales, tales como los mecanismos que supues-tamente deberían garantizar una elaboración adecuada de juicios técnicos y un flujo oportuno de la información correspondiente, así como los conflictos de intereses que comprometen la aplicación de tales mecanismos. Las dificultades mencionadas y sus consecuencias prácticas se ilustran a través de la exposición cronológica de lo acaecido a lo largo del primer decenio del siglo actual con una droga para la diabetes (Avandia®). El análisis integral del problema conduce a la conclusión de que fuerzas movidas por intereses empresariales pueden lograr que una parte importante de la información sea manipulada o tergiversada de manera que la verdad permanezca oculta durante lapsos innecesariamente prolongados. Se cuenta con un número creciente de recursos para evitar que las ideas equivocadas se perpetúen. Sin embargo, no son suficientemente eficaces para eludir los escollos que dilatan y torpedean la construcción del consenso sobre bases sólidas, con el con-secuente daño para el prestigio de la ciencia y para la salud pública. PALABRAS CLAVE: industria farmacéutica – Avandia - FDA – GlaxoSmithKline - investigación científica - ética – salud pública INTRODUCCIÓN En el marco de la investigación sanitaria y la comunicación de sus resultados, especialmente en el ambiente clínico, la historia reciente registra no pocas actuaciones a cargo de las empresas far-macéuticas que obstaculizan el conocimiento de la verdad científica (1). Algunas han tenido efec-tos comprobadamente devastadores para la salud pública, como ocurrió con el Vioxx®, un “súper analgésico” que, se mantuvo en el mercado hasta llegar a producir ganancias de miles de millones de dólares pero con un costo social de decenas de miles de muertes (2). Tal realidad se produjo en virtud de las numerosas maniobras fraudulentas de Merck, la empresa que lo comercializaba, los cuales se vieron favorecidas por la indolencia del organismo norteamericano llamado a regular y controlar estos procesos (Food and Drug Administration, FDA). El prontuario de las conductas desinformativas a cargo de la industria farmacéutica es extenso y está bien documentado. Incluye amedrentamiento directo a investigadores incómodos (3), publici-dad engañosa (4), contratación de autores fantasmas (5), presiones y sobornos a editores y auto-res (6), estudios sibilinamente diseñados para resaltar u ocultar realidades según convenga (7), invención de enfermedades (desease mongering) que promuevan la demanda de medicamentos supuestamente correctores de tales dolencias (8), y contrato a inescrupulosas empresas que ope-ran en enclaves geográficos periféricos para convalidar las presuntas virtudes de los fármacos y que a menudo se pliegan a informar solo lo que sus empleadores permiten (9, 10). Todas estas acciones contribuyen a dificultar que la sociedad disponga de información útil para regular de manera racional el empleo de los fármacos; sus impulsores son especialmente diligen-tes para prolongar tanto como sea posible la vida comercial de un fármaco redituable, aunque sea científicamente cuestionable. No se procura examinar aquí esta secuencia de acechanzas para la información científica, un cometido que resultaría inabarcable en un simple artículo. Me propongo, en cambio, compartir algunas reflexiones sobre las formidables dificultades que puede experimentar la información ve-raz para abrirse paso en el proceloso mundo de la comercialización de fármacos. Se examinan algunos elementos contextuales, concernientes tanto a los mecanismos que supuestamente de-berían preservarnos de los daños como a los que atenazan su aplicación. Estos procesos, así como sus posibles consecuencias, se ilustran a través de un ejemplo vívido y actual. LA CONSTRUCCIÓN DE LA DUDA Las empresas hacen un servicio a la sociedad, muchas veces valioso. Pero su propósito natural es maximizar sus beneficios. Es algo que está en su propia lógica. En línea con esa realidad, operan poderosas fuerzas que, de ser preciso, se ocupan de boicotear, distorsionar, ocultar o erosionar los procesos investigativos y la diseminación de sus resultados cuando estos colisionan con sus intereses (11,12). Tales fuerzas, como mínimo, procuran que se dilate el momento de que la verdad sea conocida. En el caso particular de las transnacionales del medicamento, la pretensión de que centren su interés en que prevalezca la verdad, aunque ésta comprometa sus réditos, sería irracional. Consecuentemente, también sería irracional que la so-ciedad diera como ciertas todas sus afirmaciones. La verdad probablemente emergerá a la larga, pero mientras tanto el estropicio puede ser considerable. Aludo al empeño por mediatizar, a través de una calculada construcción de la duda, los resultados de toda investigación que defienda la salud de la población pero amenace las ganancias de la industria. Conscientes de que cada vez es más difícil eludir el dictamen de la ciencia, los fabrican-tes del reparo se dan a la tarea de entorpecer su progreso. Colocan en revistas científicas metaná-lisis sesgados, resultados cuidadosamente seleccionados o amañados y reevaluaciones artificiales de los trabajos comprometedores para desacreditarlos y exaltar selectivamente sus ocasionales endebleces (13). Siembran confusión mediática y elaboran resultados de signo opuesto (14). El recuento más integral y estructurado que conozco sobre estos desmanes es un muy documentado material (se apoya en unas 1200 referencias), donde se denuncia la manipulación informativa de las empresas depredadoras del medio ambiente y la salud, apoyadas en un entramado de aboga-dos especializados en maniobras dilatorias, así como por académicos que se desempeñan a su servicio (15). CONFLICTOS DE INTERESES La necesidad de afrontar los conflictos de intereses en el marco de la comunicación de investi-gación sanitaria fue encarada por primera vez en el mundo médico cuando la famosa New En-gland Journal of Medicine fijó una política editorial al respecto hace 25 años, inicialmente circuns-crita a la obligación de declarar tales conflictos cuando estuvieran presentes (16). Ese proceso no demoró en generalizarse a raíz de sólidos indicios de que la probabilidad de que un ensayo total o parcialmente financiado por una compañía farmacéutica exhiba resultados convenientes para dicha compañía es entre tres y cinco veces mayor que si la fuente financiera es otra (17-19). Pese a esta medida, tan inquietante indicio de sesgo sistematizado no parece haber disminuido (20). El conflicto de intereses emerge cuando existen elementos que pudieran ser predisponentes a mantener –conscientemente o no- determinada conducta ajena al mero afán de objetividad. Puede surgir de manera natural y no tiene necesariamente que ser espurio. Tener conflictos de intereses no es un comportamiento sino una condición (21) y no siempre dichos conflictos se resuelven con actuaciones inmorales. Sin embargo, lo cierto es que el más generalizado y preocupante de ellos se presenta cuando un auditor, autor, revisor o editor tiene conexiones financieras con las em-presas cuyos productos están bajo su escrutinio o análisis. En ese caso, las violaciones éticas se manifiestan muy a menudo. El problema suele presentarse en los artículos científicos, pero también en los órganos a los que toca valorar medicamentos. Por ejemplo, los comités asesores de la FDA, a los cuales correspon-de enjuiciar la eficacia y la seguridad de los fármacos o de los dispositivos médicos, están forma-dos por un amplio abanico de médicos, investigadores, y defensores del paciente, no por accionis-tas de las empresas. Sin embargo, un estudio publicado en Journal of the American Medical Asso-ciation (22) halló que en el 73% de 221 reuniones examinadas había al menos un miembro con conflictos de intereses y que sólo el 1% de ellos se había abstenido de participar en la discusión, como está reglamentado desde 2002. Siendo una de las agencias reguladoras más antiguas -con más de un siglo de existencia- e influ-yentes del mundo, resulta especialmente iluminador examinar la situación que presenta la FDA en términos más generales a este respecto.
LAS AGENCIAS REGULADORAS; EL CASO DE LA FDA.

Los conflictos de intereses de la FDA van mucho más allá de los que puedan afectar a su perso-
nal: son estructurales. Basta reparar en que más de la mitad del presupuesto para revisión de
drogas proviene directamente de las empresas farmacéuticas, cifra que se espera que ascienda a
70% en 5 años (23) por conducto de los llamados honorarios de usuarios (users fees).
La FDA está bajo permanente presión de grupos de apoyo (los llamados advocacy groups) y muy
especialmente de la industria farmacéutica, con vistas a acelerar las decisiones sobre nuevos
fármacos, de modo que estos emigren del laboratorio a la farmacia lo más rápido posible. Esto
influye en que lleguen al mercado sin la debida investigación previa y, sobre todo, sin el adecuado
seguimiento (la llamada vigilancia post venta, post-market surveillance en inglés).
El prestigioso Instituto de Medicina, creado por la National Academy of Sciences, caracterizaba a
la FDA como “una institución disfuncional, ya que depende demasiado de los dólares de la far-
maindustria”. Los lapsos para valorar un fármaco antes de su aprobación han pasado de 27 meses
a 12. En el caso del Vioxx®, acaso el ejemplo más dramático, la aceleración fue supersónica: solo
un semestre insumió la evaluación que permitió que este catastrófico fármaco saliera al mercado.
En el ámbito de la fármaco-epidemiología nadie pone en duda que la monitorización de una droga
luego de su puesta en circulación es la fase de evaluación más importante. Y de hecho, tal valora-
ción, teóricamente, es obligatoria. Sin embargo, es una normativa que se ignora con extrema fre-
cuencia. Es algo natural. El sentido común indica que una agencia no se ocupará de buscar acti-
vamente indicios que demuestren que se equivocó al aprobar un fármaco. Mucho menos cabe
esperarlo de la empresa que se beneficia de ese error. Por ejemplo, en el artículo arriba citado
(23), Jetter resaltaba que en 2006 el 65% de los estudios de vigilancia prometidos por las empre-
sas comercializadoras en los últimos años ni siquiera habían comenzado.
En las condiciones descritas, donde prevalecen móviles poderosos para la adulteración de la ver-
dad, engrasados artilugios para refinarla y débiles recursos para evitarla, es natural que florezca la
impunidad, y que la enmienda -no digamos el castigo- se gestione con exasperante lentitud y
dificultad extrema.
AVANDIA®: UNA CRONOLOGÍA ELOCUENTE

Para profundizar en los conceptos arriba esbozados, me valdré de un ejemplo: la historia de la
rosiglitazona, comercializada por GlaxoSmithKline (GSK) con el nombre comercial de Avandia®,
por años el fármaco estrella contra la diabetes tipo dos (regulador de la glucemia en diabéticos no
insulino dependientes). Aunque se han realizado algunos valiosos esfuerzos para sintetizar dicha
historia (24, 25), ellos resultan muy técnicos o no son tan exhaustivos como requiere nuestro aná-
lisis.
Para relatar los singulares avatares de Avandia®, que por momentos recuerdan a un thriller de los
que saturan las noches televisivas, lo más oportuno es hacer un recuento desde el comienzo de
su comercialización en 1999 hasta 2011, en el bien entendido de que tramas como estas suelen
tener que reconstruirse con datos desconocidos que pudieran aflorar en el futuro. De hecho, algu-
nos de los que siguen, aunque son expuestos en orden cronológico, no fueron conocidos en su
momento sino que emergieron posteriormente a raíz de investigaciones oficiales y revelaciones
diversas.
A continuación se exponen los hechos fundamentales, reconstruidos mediante un proceso de
búsqueda y cotejo informativo en la literatura especializada, medios de prensa y espacios virtua-
les, con algunos comentarios intercalados.
25 de mayo de 1999
Luego de su aprobación por la FDA, la empresa SmithKlineBeecham lanza Avandia® al mercado
en Estados Unidos. Un año más tarde, ya se prescribía a ambos lados del Atlántico.
27 de diciembre de 2000
Glaxo Wellcome absorve a SmithKlineBeecham y el nuevo emporio se convierte en la segunda
productora de fármacos del planeta con el nombre de GlaxoSimthKline (GSK).
1 de abril de 2001
GSK comienza el estudio RECORD (así llamado por las inciales de Rosiglitazone Evaluated for
Cardiac Outcomes and Regulation of Glycemia in Diabetes
) con una duración prevista de 5 años,
mediante el cual se procuraba demostrar que Avandia® era más eficaz y seguro que sus competi-
dores.
2 de junio de 2004
Se produce una gravísima acusación contra GSK que, si bien en principio no tuvo relación alguna
con Avandia®, desempeñaría luego un papel indirecto en la historia de este fármaco: el fiscal ge-
neral de Nueva York, Eliot Spitzer, encausa a la empresa por haber ocultado datos que demostra-
ban que un psicofármaco (paroxetina, comercialmente conocida como Paxil®) era responsable de
un incremento en las conductas suicidas de niños y adolescentes.
Demostrado este delito, el asunto queda zanjado con el típico deal de la jurisprudencia nortea-
mericana entre la fiscalía y la defensa: GlaxoSmithKline abonaría decenas de millones de dólares
a los afectados por el Paxil® y se comprometía a comunicar públicamente en lo sucesivo los re-
sultados de todos sus ensayos clínicos a través de su página Web. Tal compromiso, como se verá
de inmediato, desempeñó un importante papel en la historia de Avandia®.
31 de diciembre de 2006
Seis años después de su aparición en el mercado, se da a conocer que las ganancias de GSK por
concepto de ese único fármaco son siderales: las ventas prosperaban aceleradamente y los divi-
dendos alcanzaron los 3600 millones de dólares a lo largo del 2006, una cifra similar, según Wiki-
pedia, al Producto Interno Bruto de Zimbawe, país algo menor que España con más de12 millones
de habitantes.
2 de mayo de 2007
Transcurridos tres años desde el macabro episodio del Vioxx®, el Dr. Steven Nissen, Jefe del
Departamento de Cardiología de la Clínica Cleveland, escéptico sobre la seguridad de Avandia®,
analiza los 42 ensayos clínicos relacionados con dicha droga que se hallaban en el página Web de
GSK. El estudio arroja que la rosiglitazona incrementa los ataques al corazón en un 43%. Acucia-
do por este alarmante hallazgo, Nissen prepara un manuscrito y lo envía a New England Journal of
Medicine
(NEJM) para su valoración y procesamiento editorial.
3 de mayo de 2007
Uno de los árbitros designados por NEJM, envía secretamente por fax una copia del manuscrito a
la empresa comercializadora: una sorprendente quiebra de la ética propia de su tarea. Más tarde
se supo algo que subraya la inmoralidad pero elimina el asombro: el revisor en cuestión se des-
empeñaba como consultor asalariado de GSK.
9 de mayo de 2007
El Dr. Moncef Slaoui, jefe de investigaciones de GlaxoSmithKline informa a sus superiores (según
se descubrió mucho más tarde) que “la FDA, el Dr. Nissen y los propios investigadores de nuestra
compañía concuerdan en que la droga incrementa sustancialmente –entre un 30 y un 43%- los
riesgos de muerte e infarto”. En otro documento análogo, un consultor de GSK circula un mensaje
electrónico interno donde se dice que, si bien no se pueden refutar los números, éstos podrían ser
explicados, y que, consecuentemente, los esfuerzos deberían en lo inmediato concentrarse en
minimizar la imagen de riesgo que estaba alcanzando el fármaco.
10 de mayo de 2007
Fecha clave. GSK hace un movimiento desesperado para evitar que el estudio de Nissen fuese
publicado: cuatro de sus ejecutivos convocan al cardiólogo a una reunión en Ohio. Primero le son-
sacan para que exprese lo que piensa y, sin informarle que, gracias a la infidencia producida una
semana antes, la empresa conocía el contenido del manuscrito enviado a New England Journal of
Medi
cine, lo presionan para que no lleve adelante publicación alguna.
Los detalles permanecieron desconocidos durante tres años. Pero una sorpresa aguardaba a los
ejecutivos de GSK.
El Dr. Nissen es un fogueado activista contra los abusos del poder; su accionar en esas lides se
remonta incluso a sus años de estudiante universitario en la convulsa década de los 60. En térmi-
nos generales, para asegurarse de estar absolutamente libre de cualquier conflicto de interés, ha
declarado públicamente que jamás ha aceptado dinero de la industria farmacéutica ni admite pre-
bendas de ese origen bajo ninguna circunstancia. Y en particular, para esta ocasión, adoptó la
precaución de grabar en secreto el intercambio (un procedimiento legal en el estado de Ohio
siempre que al menos uno de los participantes conozca que se está produciendo la grabación).
Conservó esta información para emplearla si fuera menester en el futuro, tal y como ocurrió un
trienio más tarde.
Cuando se da por inútil el esfuerzo por neutralizar a Steven Nissen, los investigadores financiados
por GSK recién la indicación de que se apresuren a preparar un artículo con los resultados del
estudio RECORD. El estudio no había terminado, de modo que tienen que hacerlo con datos pre-
liminares
(interim analysis); se trataba de conseguir que fuera publicado al mismo tiempo que el
que Nissen había remitido a NEJM.
14 de junio de 2007
Por su parte, y pese a todas las presiones ejercidas por los ejecutivos de GSK, Nissen mantiene
su decisión de publicar su metanálisis. El estudio (26) ve la luz cinco semanas después de la reu-
nión de Ohio y el elevado 43% de incremento de riesgo que había arrojado gravitó de manera
decisiva en tres acontecimientos inmediatos: una indagación en el Congreso, la inclusión de una
categórica advertencia en el prospecto del fármaco y una caída abrupta de sus ventas.
16 de junio de 2007
Casi al mismo tiempo, el propio NEJM publica el trabajo conformado con los resultados prelimina-
res del estudio RECORD. Según este trabajo (27), el incremento del riesgo asociado a la rosiglita-
zona era de solo un 11%.
14 de noviembre de 2007
Durante una dura sesión del Comité de Finanzas del Senado, a partir de datos obtenidos de una
larga indagación, se acusa a GSK de ocultamiento y manipulación de la evidencia científica en
relación con Avandia® y se denuncia a la FDA por resolver sus conflictos de intereses favorecien-
do a la transnacional. El informe -resultado del análisis de más de 250.000 documentos proce-
dentes de la empresa farmacéutica- daba cuenta, además, de la intimidación e intentos de silen-
ciamiento de que había sido objeto el Dr John Buse (de la Universidad de North Carolina) por
parte de GSK cuando expresó dudas acerca de los peligros de la rosiglitazona (28).
Como resultado de este informe senatorial, un comité asesor de la FDA decide revisar tanto el
estudio RECORD de GSK como el metanálisis de Nissen. Teniendo en cuenta la contundencia de
éste y la endeblez metodológica de aquel, la Agencia, si bien decide que Avandia® permanezca
en el mercado, exigió la inclusión de un black box label (la más seria de la notificaciones cautela-
res previstas por esa agencia) donde se advirtieran los riesgos en que incurrían sus potenciales
consumidores.

15 de junio de 2009
Con varios años de retraso respecto de lo previsto en su protocolo, se publica el informe final de
RECORD en Lancet (29). Se pudo comprobar luego que, tanto el diseño como la puesta en prácti-
ca del ensayo, fueron claramente deficientes; pero, sobre todo, se ignoraba aún que sus datos
estaban amañados y que GSK había manipulado a los revisores, como se verá más adelante.
20 de febrero de 2010
Tras dos años de audiencias e investigaciones, el Comité de Finanzas del Senado libera un nuevo
informe especial (30) donde se revela un dato crucial: GSK había ocultado desde 1999 los peligros
de la rosiglitazona, de los cuales conocía desde antes de comercializar el producto. Durante 11
años la empresa había escondido información, suprimido las críticas y promovido las ventas de
Avandia® de todos modos. Adicionalmente –siempre según el informe- la empresa se dio a la
tarea de buscar autores fantasmas para construir artículos para revistas médicas donde Avandia®
fuera objeto de opiniones favorables.
Asimismo, los legisladores preguntaron a FDA por qué autorizó que continuaran las pruebas clíni-
cas con Avandia® a pesar de que la propia oficina había estimado que el fármaco había provoca-
do 83,000 infartos entre 1999 y 2007.
Ese mismo día, Nissen da a conocer a New York Times la existencia y el contenido de la graba-
ción secreta realizada por él tres años atrás (31), y un mes más tarde publica un artículo en JAMA
donde se resume lo más relevante del informe del Comité de Finanzas del Senado y su propia
participación en todo lo acaecido hasta entonces(32).
28 de junio de 2010
Se publican dos nuevos y trabajos sobre la droga.
Por una parte, en la edición en línea de Archives of Internal Medicine aparece una actualización
del influyente metanálisis que publicaran Nissen y Wolsky en el 2007. A los 42 estudios sobre
Avandia® inicialmente incluidos, se adicionan ahora otros 14, incluyendo el famoso estudio RE-
CORD financiado por GSK. El incremento de ataques cardíacos (estimado en 43% en aquel pri-
mer metanálisis) se estima ahora en 28% si se incluye dicho estudio, pero se mantiene en un en-
torno de 40% si RECORD es eliminado del análisis (33).

Ese mismo día se publica en JAMA un artículo trascendentes y novedoso (34): se trata de un es-
tudio retrospectivo (no experimental) de dimensiones espectaculares. Con los datos de casi 228
mil pacientes inscritos en Medicare, la rosiglitazona se compara con la otra thiazolidinediona que
para el mismo propósito se emplea en Estados Unidos (la pioglitazona). En palabras de los auto-
res: "se observa un incremento sustantivo del riesgo de insuficiencia cardiaca, de los accidentes
cerebrovasculares y de muerte por todas las causas en pacientes mayores de 65 años”. Dichos
incrementos ascendieron a 25%, 27% y 14% respectivamente.
7 de julio de 2010
La secuencia de revelaciones no se detiene. New England Journal of Medicine publica un edito-
rial, firmado por sus editores Jeffrey Drazen y Alastair Wood (35) donde se acusa a GSK de haber
hecho trampa en el ensayo RECORD publicado por la propia revista y de haber contratado exper-
tos sesgados. La revista aduce haber ignorado que los financiadores del ensayo habían “manipu-
lado” a las comisiones de monitorización de datos y seguridad (DSMB, Data and Safety Monito-
ring Boards
).
9 de julio de 2010
Investigadores del FDA dan a conocer que, según información ahora descubierta en los archivos
de la empresa, RECORD omitió datos cruciales y era por tanto “fraudulento”. Por ejemplo, se
comprobó la existencia de documentos que demuestran que GSK ocultó graves problemas de
corazón padecidos por, como mínimo, doce participantes en el subgrupo asignado al tratamiento
con rosiglitazona. GSK se apresura a hacer una declaración expresando confianza en Avandia®.
13 de julio de 2010
Un artículo aparecido en The New York Times (36) conmueve a la comunidad internacional y toma
relevancia mundial. Véase, por ejemplo, la versión de El País de España (37). Aporta información
complementaria al informe del senado sobre las maniobras de diversionismo y escamoteo por
parte de GSK. Pero ahora aludiendo no solo a intentos genéricos de maquillar la realidad y con-
ductas esquivas, sino a un estudio concreto.
GlaxoSmithKline había estado ocultando durante más de 10 años los datos de un estudio conce-
bido y desarrollado por la propia compañía en 1999, un año antes de que el producto se pusiera a
la venta.
Se revela que la empresa inició en secreto dicho estudio para demostrar que su fármaco Avandia®
era más eficaz y tenía menos efectos secundarios que la droga alternativa. Pero el resultado fue el
opuesto: Avandia® entrañaba más riesgos cardiacos que su competidor. De modo que los directi-
vos de GSK no solo no publicaron los datos ni los facilitaron a las autoridades sanitarias sino que
decidieron mantener en secreto desde entonces la propia existencia del ensayo.
Se hace pública la existencia de documentos tangiblemente incriminatorios ya que contienen indi-
caciones expresas tales como la de un alto ejecutivo quien ordena en 2001 “que los datos jamás
vean la luz del día para nadie externo a GSK".
14 de julio de 2010
Solo unas horas después de que New York Times hiciera estas revelaciones, se reúne un panel
asesor de FDA de 33 miembros, de la División de Metabolismo y Endocrinología para discutir el
destino de Avandia®. Luego de dos días de debates, se realiza la votación: un miembro del panel
se abstuvo mientras que los restantes se pronunciaron según la distribución siguiente:
• Retirar Avandia® del mercado: 12 votos • Limitar las ventas y reforzar las advertencias en el prospecto: 10 votos • Incrementar las advertencias en el prospecto: 7 votos • Dejarlo todo como está: 3 votos (uno de los cuales, por cierto, según se supo más tarde,
El panel recomienda finalmente que se mantenga la droga en el mercado pero con un nuevo label
de advertencia y restricciones en la prescripción.
22 de julio de 2010
La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) decide retirar del mercado los medicamentos que
contienen rosiglitazona, lo cual se haría efectivo el 29 de diciembre de 2010.
23 de septiembre de 2010
La FDA decide una vez más mantener Avandia® en el mercado. Sin embargo, la restricción que
ahora se le impone es sumamente dura: los médicos estarán forzados a documentar en detalle
que el paciente objeto de la prescripción se vería beneficiado por ello, y éste debe leer y firmar un
documento que atestigüe que entiende los riesgos cardiovasculares que correrá. Se exige además
a GSK que reevalúe el estudio RECORD en virtud de los sesgos que lo aquejan.
Según una entrevista concedida este mismo día a The Wall Street Journal (38), Nissen expresa
que, a su juicio, Lancet debe retractarse de haber publicado el reporte sobre RECORD.
14 de diciembre de 2010
En un artículo publicado en la revista Diabetologia (39), que de hecho viene a fundamentar la
decisión de la European Medicines Agency (EMA) de prohibir el uso de la rosiglitazona, se resume
la evidencia disponible. Sus autores, representantes de tres agencias regulatorias europeas (de
Suecia, Holanda y Francia), examinan además las numerosas irregularidades de RECORD al que
consideran, como mínimo, inútil para valorar la droga.
CONSIDERACIONES FINALES
Los recursos existentes para difundir información científica en el campo de la salud son nume-
rosos, crecientes y poderosos. Pero la polución informativa en el ámbito sanitario, particularmente
la que se encuentra en Internet, es cuantiosa y constituye una seria amenaza, ya que contribuye al
hallazgo de informaciones falsas que incautamente pudiéramos conceptuar como válidas. Es muy
importante acceder a lo que se comunica; pero no lo es menos identificar lo que se oculta o tergi-
versa. La tarea de deslindar la información espuria o desacertada de la genuina y correcta entraña
un verdadero desafío. Es de por sí compleja cuando los errores y las omisiones provienen de la
falta de rigor de los emisores, pero se puede tornar un rompecabezas cuando falsedades y esca-
moteos son deliberados.
Que Internet es un espacio donde sobran motivos para recelar de la veracidad de los datos o del
rigor de quienes los difunden es algo bien conocido (10); Internet no es una fuente informativa sino
un instrumento que soporta información cuya validez se subordina a la que tengan las verdaderas
fuentes de que se nutre.
Numerosas iniciativas se han desarrollado para mitigar este problema. Un par de ejemplos proce-dentes del ámbito hispanohablante son el proyecto ACSI (Acreditación de Contenidos Sanitarios en Internet), que procura implantar un sistema de acreditación de páginas web del ámbito sanita-rio, que ofrezca garantías de calidad de los contenidos (40), y el buscador “Excelencia clínica”, herramienta que permite ejecutar búsquedas en las principales fuentes de información sanitaria e integra el acceso a los contenidos a la Biblioteca Cochrane Plus (41). Recursos como estos pue-den ser útiles para superar el escollo mencionado, pero la solución siempre será parcial debido a que el entramado informativo adopta la más diversas modalidades y es cada vez más abigarrado. El reto más complejo emerge a la hora de elaborar una articulación ordenada y objetiva, histórica-mente contextualizada y colocada en un marco teórico que permita la síntesis y la integración, tarea que a mi juicio nunca podrán resolver las computadoras. En un mundo donde el asedio in-formativo se ejerce privilegiando lo efímero e induciendo al consumo epidérmico de mensajes banales y noticias fragmentadas, el examen ponderado e integral de un problema ofrece notables dificultades. Nicholas Carr, ex director del Harvard Business Review, contrapone el pensamiento profundo, que dé lugar a elaboraciones creativas y ordenadas, a la espiral desconcentradora, propia de la multi-tarea, que nos aleja de la producción intelectual que exige reflexión pausada (42). Según su punto de vista, “Internet nos convierte en entes más eficientes procesando información, pero menos capaces para ahondar en ella”. Ahí está a mi juicio el mayor desafío: cómo aprovechar este recur-so superando la tentación de saltar de una capa superficial a otra sin profundizar en ninguna zona y, lo que es peor, sin sentir la necesidad de articular los elementos de manera coherente y produc-tiva. La historia de Avandia®, al final, no es más que una anécdota, y el fármaco es hoy un engendro que agoniza. Pero ilustra cómo las acciones corruptoras del flujo informativo –en este caso, a car-go de GSK- pueden tener a la larga un éxito notable. La razón es sutil: el éxito no reside en que se consiga que una verdad inconveniente pueda ser sepultada para siempre, sino en demorar el momento en que llega a ser universalmente admitida, que es lo que más interesa a los vendedo-res. La información veraz en este caso ha necesitado de todo el primer decenio del Siglo XXI para ver la luz. La patente del fármaco se extiende hasta 2011, de modo que, como suele ocurrir en tales casos, la estrategia desarrollada para prolongar su vida comercial hasta el límite de su explo-tación potencial fue sumamente eficaz. Como se ha documentado, el arsenal de triquiñuelas empleadas para evitar que la verdad fuera conocida a tiempo ha sido ciertamente frondoso: ocultamiento, fraude, intimidación, tráfico de in-fluencias, presiones, manipulación, infidencias, mentiras, y represalias. Todas ellas degradan la calidad de la información y obstaculizan la construcción del consenso, de modo que a la postre la salud pública y, por ende, los ciudadanos, son las víctimas “colaterales”. Solo la consolidación y ocasional reformulación de los mecanismos de defensa de la sociedad ante este tipo de maniobras podrá conjurar estos males. Tales recursos existen y se han ido acri-solando. La obligación de declarar conflictos de intereses, los registros obligatorios de ensayos clínicos con anticipación, el enfoque metanalítico y el creciente profesionalismo de periodistas especializados son algunos de los que se han ido estableciendo; pero no son suficientes. La propia posibilidad de reconstruir y difundir una historia como la de Avandia® demuestra que exis-ten; el hecho de que dicha historia haya sido la que fue, demuestra que no bastan.
REFERENCIAS
1. De Angelis CD, Fontanarosa PB. The adverse effects of industry influence. JAMA. 2008; 299
(15):1833-5.
2. Good CB, Kelley CL. The Vioxx debacle revisited. Am J Med. 2005; 118 (9): 1055-6.
3. Burton B. Diabetes expert accuses drug company of “intimidation”. BMJ. 2007; 335 (7630):1113
4. Simth R. Medical journals and pharmaceutical companies: uneasy bedfellows. BMJ. 2003; 326
(7400): 1202- 5.
5. The PLoS Medicine Editors. Ghostwriting: the dirty little secret of medical publishing that just got
bigger. PLoS Med. 2099; 6(9): e1000156. doi:10.1371/journal.pmed.1000156
6. Angell M. The truth about the drug companies: how they deceive us and what to do about it. New
York: Random House; 2005.
7. Smith R. The trouble with medical journals. London: Royal Society of Medicine Press; 2006.
8. Blech J. Los inventores de enfermedades. Cómo nos convierten en pacientes. Barcelona: Desti-
no; 2005.
9. Mirowski P, Van Horn R. The Contract Research Organization and the commercialization of
scientific research. Soc Stud Sci. 2005;35(4): 503-548.
10. Silva LC. Los laberintos de la investigación biomédica. En defensa de la racionalidad para la
ciencia del siglo XXI . Madrid: Díaz de Santos; 2009.
11. Chalmers I. From optimism to disillusion about commitment to transparency in the medico-
industrial complex. J R Soc Med 2006;99: 337-341
12. Davidoff F, DeAngelis CD, Drazen JM y col. Sponsorship, authorship, and accountability. N
engl J Med. 2001;345: 825-826.
13. Bodenheimer T. Uneasy alliance -- clinical investigators and the pharmaceutical industry. N
Engl J Med 2000;342:1539-1544.
14. Brownlee, S. Doctors Without Borders: Why you can't trust medical journals any- more. The
Washintton Monthly, 2004 April 04.
15. Michaels D. Doubt is their product. How industry’s assault on science threatens your health.
Oxford University Press: Oxford; 2008.
16. Relman AS. Dealing with conflicts of interests. N Engl J Med. 1984; 310 (18):1182-3.
17. Lexchin J, Bero L, Djubegovic B, Clark O. Pharmaceutical industry sponsorship and research
outcome and quality: systematic review. BMJ. 2003; 326 (7400): 1167-70.
18. Als-Nielsen B, Chen W, Gluud C, Kjaergard LL. Association of funding and conclusions in ran-
domized drug trials: a reflection of treatment effect or adverse events? JAMA. 2003; 290 (23): 921-
8.
19. Bekelman JE, LI Y, Gross CP. Scope and impact of financial conflicts of interest in biomedical
research: a systematic review. JAMA. 2003; 289 (4): 454-65.
20. Bourgeois F, Murthy S, Mandl KD. Drug trials funded by industry more likely to publish favor-
able results Ann Intern Med. 2010;153:158-166.
21. Smith R. Conflict of interest and the BMJ. Time to take it more seriously. BMJ 1994; 308
(6920): 4-5.
22. Lurie P, Almeida CM, Stine N, Stine AR, Wolfe SM. Financial conflict of interest disclosure and
voting patterns at Food and Drug Administration drug advisory committee meetings. JAMA. 2006;
295 (16):1921-8.
23. Jetter A. (2008) Strong Medicine: What's Ailing the FDA? Reader´s Digest. 2008; Abril: 105.
24. Cohen D. Rosiglitazone what went wrong. BMJ. 2010; 341: c4848
25. Salas S, Russo M. Transparencia en la investigación biomédica: A propósito de los riesgos
asociados al uso de Avandia. Rev Med Chile 2010; 138: 1197-1200.

26. Nissen SE, Wolski K. (2007) Effect of rosiglitazone on the risk of myocardial infarction and
death from cardiovascular causes. N Engl J Med . 2007; 356 (24): 2457–71.
27. Home PD, Pocock SJ, Beck-Nielsen H, Gomis R, Hanefeld M, Jones NP et al. Rosiglitazone
evaluated for cardiac outcomes -- an interim analysis. N Engl J Med . 2007; 357(1):28-38
28. Committee on Finance United States Senate . The intimidation of Dr John Buse and the di-
abetes drug Avandia.
Hallado en: http://www.senate.gov/~finance/press/Bpress/2007press/prb111507a.pdf. Acceso
el 5 de noviembre de 2007.
29. Home PD, Pocock SJ, Beck-Nielsen H, Curtis PS, Gomis R, Hanefeld M et al. Rosiglitazone
evaluated for cardiovascular outcomes in oral agent combination therapy for type 2 diabetes
(RECORD): a multicentre, randomised, open-label trial. Lancet. 2009; 373 (9681): 2125–35.
30. Staff Report on GlaxoSmithKline and the Diabetes Drug Avandia. Prepared by the
staff of the Committee on Finance, United States Senate, Max Baucus, Chairman,
Chuck Grassley, Ranking Member. Hallado en:
http://finance.senate.gov/press/Gpress/2010/prg022010a.pdf. Acceso el 27 de mayo de
2011.
31. Harris G. Research ties diabetes drug to heart woes. New York Times; 2010 20 de febrero.
32. Nissen SE. Setting the RECORD Straight. JAMA 2010; 303: 1194-533. Nissen SE, Wolski K. Rosiglitazone revisited: an updated meta-analysis of risk for myocardial infarction and cardiovascular mortality. Arch Intern Med. 2010; 170 (14):1191–201. 34. Graham DJ, Ouellet-Hellstrom R, MaCurdy TE, Ali F, Sholley C, Worrall C et al. Risk of acute myocardial infarction, stroke, heart failure, and death in elderly medicare patients treated with rosig-litazone or pioglitazone. JAMA. 2010; 304 (4): 411-8. 35. Drazen JM, Wood AJJ. Don't mess with the DSMB. N Engl J Med . 2010; 363 (5):477-8. 36. Harris G. Diabetes drug maker hid test data, files indicate. New York Times, 2010 13 de julio. 37. Sampedro J. Glaxo ocultó los riesgos de su fármaco estrella contra la diabetes. El País, 2010 14 de julio. 38. Mundy A. Cardiologist Steven Nissen's reaction to FDA decision on avandia. The Wall Street Journal, 2010 23 de septiembre. 39. Blind E, Dunder K, de Graeff PA, Abadie E. Rosiglitazone: a European regulatory perspective.
Diabetologia. 2011; 54 (2): 213-8.
40. Proyecto ACSI. Hallado en: http://www.cgcom.org/tecnologica/acsi. Acceso el 20 de
mayo de 2011.
41. Excelencia clínica. Hallado en: http://excelenciaclinica.net/ Acceso el 20 de mayo de
2011.
42. Carr N. The big switch, rewiring the world from Edison to Google. New York: Norton & Compa-
ny; 2008.

Source: http://lcsilva.sbhac.net/Articulos/42.La_industria_farmaceutica_y%20los_obstaculos.pdf

Microsoft word - crgg mas proposal 6-6-04 final

A PROPOSAL FOR A GRADUATE GROUP IN CLINICAL RESEARCH WITH A MASTER OF ADVANCED STUDY DEGREE IN CLINICAL RESEARCH Submitted April, 2004 Revised June 4, 2004 Table of Contents EXECUTIVE SUMMARY . 3 SECTION 1: INTRODUCTION AND BACKGROUND . 4 Brief Description of Program . 4 1.1 Aim and Objectives . 5 1.2 Historical Development . 6 1.3 Timetable for Development . 6 1.4 R

Microsoft word - dxcart-e.doc

Hilti (Canada) Corporation MATERIAL SAFETY DATA SHEET Product identifier: DX Cartridges (Also called shots, loads, powerloads, safety cartridges, or safety boosters) Product description / use: 22, 25 and 27 calibre blank cartridges for use in powder actuated tools Supplier: Hilti (Canada) Corporation, 2360 Meadowpine Blvd., Mississauga, Ontario L5N 6S2 Originator Hilti

Copyright © 2010-2014 Sedative Dosing Pdf